Cacharel

Todo empezó en 1958 cuando Jean Bousquet, nacido en Nîmes y justo después de convertirse oficialmente en costurero, se mudó a París para lanzar un pequeño negocio de confección de pantalones para mujer. En marzo de 1962, nombró a su sociedad con el nombre del pájaro de Camargue: Jean Cacharel, obteniendo un año después, su primer éxito como diseñador cuando el fotográfo Peter Knapp tomó una fotografía de su legendaria blusa rosa en crepe que pasaría, posteriormente, a aparecer en la portada de la revista Elle. Dicha blusa icónica, rebautizada por la prensa como Le Cacharel, se convertiría, desde ese momento, en la pieza emblemática de la casa.

En ese contexto, Emmanuelle Khan y Corinne Sarrut son rápidamente contratados como diseñadores de la marca. En 1968, Jean Bousquet conoce a Sarah Moon, una joven fotógrafa desconocida en aquella época. Es el comienzo de una feliz colaboración, enriquecida por la llegada del publicista Robert Delpire. Todos ellos dieron origen al universo Cacharel: un universo romántico, inmortalizado con imágenes cautivadoras, soñadoras y poéticas que se convirtieron en la tendencia clave de la época.

A finales de los 60, aparecieron las primeras blusas Liberty y Cacharel se convirtió en una marca de moda cada vez con más relevancia, con vestidos también Liberty que marcarían la tendencia de la época de los 70.

Después de lanzar su primera colección masculina, femenina e infantil y después de haber obtenido varios reconocimientos en 1969, Jean Bousquet diversifica la marca llevando a Cacharel a la aventura del perfume. Anaïs Anaïs, fue el primer perfume de lujo creado para las mujeres jóvenes y que, a día de hoy, sigue siendo su principal best seller, llegando más tarde Loulou, Noa y Amor Amor, así como la última de las fragancias lanzadas este año: Amor Amor Forbidden Kiss.

A principios del año 2000, Cacharel llevó a cabo un cambio relevante para volver a encontrar la energía creativa de sus inicios: numerosos creadores han participado desde entonces en la elaboración de las colecciones de la casa Cacharel, entre los cuales se hallan Agnès B, Azzedine Alaïa, Corinne Cobson y Clements Ribeiro, quienes consiguieron colocar de nuevo a la marca en la Paris Fashion Week. Asimismo, el rey inglés Eley Kishimoto diseñó las colecciones para 3 temporadas. En 2009, el diseñador belga, Cédric Charlier diseñó románticas colecciones durante 4 temporadas.

En 2009, Cacharel firmó un contrato con el grupo italiano AEFFE Group (encargado de gestionar marcas tales como Alberta Ferreti, Philosophy, Moschino, Pollini, etc.) con lo que la firma, de raíces francesas, fortaleció su presencia internacional.

A día de hoy, Cacharel se comercializa en múltiples canales multimarca y concept stores tanto en Francia como en otros países, incluyendo UK y USA, estando presente en sus principales grandes almacenes y puntos de venta (Barneys, Saks, Harvey Nichols, Le Primtemps, etc.), todo ello, mientras en la colección primavera-verano 2012, los diseñadores de origen chino Ling Liu y Dawei Sun vuelven a las raíces de la marca: feminidad sin ostentación, encanto y delicadeza son sus consignas.