Christian Lacroix

Desde la creación del grupo del lujo LVMH en 1987 bajo la dirección artística de Christian Lacroix, la marca se ha caracterizado por su carácter colorido y excesivo, es decir, por un estilo barroco de raíces españolas. Esta inspiración hispánica, los colores y las formas creativas tomadas de las obras teatrales, la literatura e imaginario de la época, han dado a la marca desde sus inicios un estilo renovador, dinámico y que, en cierta forma, pretende romper con lo establecido respecto de otras marcas. Algunas de sus creaciones, como la falda “poof” o skirt “poof” han sido llevadas por estrellas internacionales como Madonna, Julianne Moore o Uma Thurman. Los periodistas de moda internacionales realizan críticas muy positivas sobre el trabajo de la marca y su repercusión internacional, de forma que la marca goza de un alto reconocimiento y prestigio.

La primera colección de ready to wear salió a la luz en el año 1988 la cual incluía los códigos e inspiración de la Alta Costura y el lanzamiento de perfumes y accesorios. Desde entonces, varias aperturas de tiendas y expansión internacional han marcado el desarrollo global de la marca. Asimismo, se han ido desarrollando en paralelo distintas líneas contemporáneas de ready to wear, Bazar y Christian Lacroix Jeans que han ido combinándose con colecciones casual, accesorios y perfumes.

En la actualidad, bajo una nueva dirección artística desde el año 2010, la marca Christian Lacroix se vende en más de 5500 puntos de venta y establecimientos de distribución selectiva desarrollando y manteniendo una fuerte presencia e identidad de marca, incluyéndose una amplia gama de productos como artículos de piel, relojes, joyería, pañuelos, corbatas y perfumería, así como una línea “Home” con artículos para el hogar (cojines, telas, alfombras, etc.).

En cualquier caso, puede decirse que el universo Christian Lacroix ha desarrollado en todo este tiempo una marca basada en sus propios valores que ha sabido canalizar el paso del tiempo de forma que sus productos tanto en la línea de moda como en el resto de accesorios aportan siempre valor. Christian Lacroix es una marca esencialmente contemporánea y dinámica pudiéndose encontrar una representación de todo el universo Lacroix en la flagship store “mix and match” ubicada en la Place Saint Sulpice en París.